En la bahía de Santander existen unas estatuas llamadas Los Raqueros que están en recuerdo a unos “personajes típicos santanderinos” tal y como reza la placa del monumento:

Descritos por José María de Pereda, que en los siglos XIX Y XX frecuentaban las machinas y acostumbraban a darse un cole en puerto chico, buceando en las aguas de la bahía para recoger las monedas que los curiosos les lanzaban.

La versión que me contó a mi mi amiga santanderina es parecida pero con algunos matices. Se trataba de niños y niñas pobres que se lanzaban a por las monedas que les tiraban los ricos. Para los ricos esto era un mero pasatiempo, para los pobres una de las pocas maneras de conseguir dinero para llevarse algo a la boca.

LOS RAQUEROS EN SANTANDER

El término raquero según la Wikipedia tiene dos posibles orígenes:

  1. Del inglés wreckerladrón de barcos, saqueador de naufragios
  2. Del latín rapio-isarrebatar, arrastrar, llevar violenta o precipitadamente
  3. Según los habitantes de esta zona de la ciudad, el nombre de los raqueros se deriva del apelativo aportado por los tripulantes y pasajeros de los barcos ingleses en los que robaban, pronunciado castellanizado como raquers. En Cantabria y en un lenguaje coloquial, actualmente se utiliza el término “raquero” para referirse a una persona maleducada o malhablada y que utiliza muchas palabras malsonantes.

Pero el término venga de donde venga, designa a lo mismo, niños y niñas marginales, huérfanos o de extracción humilde, que frecuentaban los muelles de Santander (Cantabria) durante el siglo XIX y principios del XX sobreviviendo de pequeños hurtos y de las monedas que los pasajeros y tripulantes de los barcos arrojaban al mar para que las sacasen buceando.

LOS RAQUEROS EN SANTANDER

Sea quien sea quien les tirasen las monedas a modo de pasatiempo, sigue siendo un acto cruel. A pesar de como ya sabéis, estoy 100% a favor de que se recuerden y documenten las cosas, no me gusta que se desvirtualice lo ocurrido en un lugar. Pues ahora los turistas se sacan fotos posando con las estatuas, como si fueran famosos, cuando no son más que el mero recuerdo de algo tan triste como la pobreza y la crueldad de la gente  que los usaba como pasatiempo.

Una escultura urbana que no deja a nadie indiferente. Tal vez la placa conmemorativa no nos da una explicación suficientemente amplia de quiénes eran los raqueros y da pie a que cada uno de sus visitantes interprete a su manera la historia.

Nosotros vamos a aportar una versión más que esperamos que se acerque a la realidad lo máximo posible.

La palabra raquero. Hay dos opiniones sobre su procedencia, del latín rapio-is (arrebatar, arrastrar) y la del inglés wrecker (ladrón de barcos, saqueador de naufragios).

Observando la ubicación del monumento, es fácil imaginar a las cuatro figuras de bronce tomando vida y ver a los niños tirándose al mar.

LOS RAQUEROS EN SANTANDER

Según algunas fuentes, existieron durante el siglo XIX y principios del XX. En esta época Santander abrió su puerta al mundo por la vía marítima y al desembarcar los turistas se encontraban con niños, generalmente de clase humilde, que se acercaban al muelle para realizar pequeños hurtos. Muchas veces los pilluelos eran descubiertos y los turistas gritaban “wrecker” (al ladrón). Así las gentes del lugar castellanizaron la palabra dando origen a la palabra raquero.

LOS RAQUEROS EN SANTANDER

Aunque sus orígenes bien podían ser así, el monumento está representado mirando al mar y tirándose al agua. Como medida para evitar esos hurtos, los turistas y la tripulación de los barcos lanzaban monedas al agua para que los raqueros bucearan hasta sacar algo de dinero, hecho que con el tiempo se convirtió en una atracción.

En ocasiones, se pagaba también a estos niños para rescatar cosas que caían desde el muelle (sombreros, alpargatas, pañuelos, monederos, etc).

A pesar de que a nosotros, nos resulta una historia atractiva y que podría ser perfectamente el origen de esta historia. Queremos mencionar dos fragmentos de otras fuentes que aportan una visión algo diferente.

EL ÚLTIMO RAQUERO, escribió:

Mi intención es salir al paso de la opinión que se tiene respecto a lo que fueron “los raqueros”.
Posiblemente ese desconocimiento se debe a que no se conoció que en aquella época los raqueros éramos chavales de barrio que la mayor parte del tiempo la pasábamos en la calle, y sabiendo las necesidades que pasábamos en nuestros hogares buscábamos de esa manera unas “perras” para ayudar en casa o ir al cine “pulguero”.

Lo que nunca fuimos era “rateros”.

Se tiene que saber, para los que desconozcan la verdad de estos chavales y es que cuando nos cogían nos daban unos “chuchazos” en la comandancia, pasando el día limpiando wc hasta que venían nuestros padres a buscarnos los cuales recibían una buena “bronca” por parte de los que mandaban e incluso en ocasiones salir nadando de la dársena hasta bajamar para que no nos cogieran. (…)”

Texto original de:  Publicado en por

Nota sobre derechos de autor:

En este website se recogen artículos y monografías históricas de diversos autores, publicadas en otros medios; la autoría de todos ellos y la fuente es citada en cada artículo pero en algunos casos desconocemos si pueden tener derechos de autor, si así fuera, pueden comunicarlo este mail y serán retirados de inmediato.